El entorno empresarial moderno es cada vez más exigente y ante los crecientes retos que enfrentan las organizaciones, no debería sorprender que muchas organizaciones tomen medidas en apariencia extremas para afrontar coyunturas. Cuando el cambio es una necesidad apremiante y vuestra organización no está segura de cómo generar la tan vital transformación que se requiere, es el momento de considerar la posibilidad de recurrir a un Interim Manager.

¿De qué os estamos hablando? Simple. Se trata de la incorporación temporal en la organización de un individuo con experticia gerencial. A estos se les conoce como Interim Managers, o Gerentes Interinos. Se trata de líderes experimentados que son capaces de dirigir una empresa a través de períodos de cambios y transformaciones, proveyendo estabilidad ante cualquier tipo de eventualidad, desde la pérdida de un gerente antiguo, hasta proveer habilidades especializadas con las que la organización no cuenta internamente.

Hay que considerar que normalmente se les contrata para períodos cortos, de tres a nueve meses, con la intención de ayudar a la empresa a superar una situación de riesgo o para implementar una estrategia. Las características de este tipo de talento son la velocidad, experiencia, enfoque a los resultados, su capacidad de transferir conocimientos, objetividad al evaluar la empresa y su capacidad de influir en la estrategia y ejecutarla.

Pero aunque la mayoría de las grandes empresas entienden el concepto del Interim Manager, muchas aún no han internalizado cuando se debe recurrir a uno. ¿Cuáles son las razones por las que debemos recurrir a uno de estos especialistas?

Cambiar la forma en la que opera una empresa suele tener un impacto significativo sobre sus capacidades operativas. Un cambio dentro de un departamento tan vital como Recursos Humanos, puede tener un efecto importante en las finanzas, por ejemplo. Y no podemos olvidar el efecto que puede tener la implementación de nuevas tecnologías. Al implementar un nuevo sistema en la empresa debéis preguntaros si tenéis la capacidad y experticia interna para garantizar que la transición puede hacerse sin problemas. Si la respuesta es negativa, entonces es posible que debáis recurrir a un Interim Manager con las habilidades y conocimiento para introducir los cambios sin riesgo de afectar la productividad.

Un gerente antiguo deja la organización o enferma

Para una empresa no hay nada mejor que contar con talento que se formó dentro de la organización. Sin embargo, los cambios son parte de la vida y a veces las circunstancias pueden afectar el trabajo diario de vuestra empresa. Cuando un gerente con experiencia se enferma o decide abandonar la empresa sin previo aviso, esto puede generar una disrupción importante. En estos casos, ante la imposibilidad de conseguir un reemplazo permanente en poco tiempo, un Interim Manager puede suplir esa ausencia. Así, se puede mantener al equipo unido, los proyectos en marcha e implementar la visión estratégica del negocio mientras se consigue un reemplazo permanente.

Estáis pasando por una transformación importante

Muchas organizaciones carecen de la capacidad interna para transformar su negocio, sin afectar las operaciones cotidianas. Si vuestra organización carece de ella, es un signo de que necesitáis contratar un Interim Manager.

El interino puede tomar el liderazgo en proyectos vitales para alcanzar la transformación. Pese a que vuestro negocio pueda pareceros muy diferente a otros, podemos asegurar que hay muchos individuos expertos en ofrecer soluciones a circunstancias similares. 

Un proyecto grande amenaza con afectar la operativa

No es raro que las empresas acometan grandes proyectos que no son parte de su labor habitual. En estos casos, los gerentes tienden a cambiar su enfoque para enfrentar ese gran proyecto o campaña, lo que les aleja del control de las operaciones diarias del negocio. En estos casos puede ser necesarios acudir a un recurso externo para mantener la salud de la actividad operativa.

Un Interim Manager, con experiencia en alta gerencia, puede daros una solución ágil para cubrir este tipo de eventualidades.

En fusiones o adquisiciones de la empresa

Si vuestra organización va a ser adquirida o va a adquirir a otra, estáis enfrentando un reto importante que requerirá mucho trabajo extra. Hay que unificar los recursos, estandarizar los procesos e implementar nuevos sistemas, tanto a nivel operativo como en las finanzas, ventas, marketing, etc.

Ante un escenario de cambio tan radical, en el que cambia el diseño mismo de la empresa, con nuevos accionistas o propietarios, es posible que un Interim Manager, ayude a hacer más simple la transición y a alcanzar resultados y mejoras en poco tiempo.

Estáis fallando en la ejecución de proyectos

Cuando se ha vuelto un hábito el fallar en proyectos puede ser difícil dar la vuelta a la situación. Esto es comparable con el fútbol. Si veis que el equipo está en una racha de derrotas y no sabéis como frenarla, quizás sea necesario un cambio urgente de mister.

Si vuestros empleados fijos no tienen la capacidad o experiencia para recuperar por si mismos los resultados en los proyectos que estéis ejecutando, un Interim Manager podrá hacerlo. Un par de ojos frescos podrán ver con más facilidad donde están los fallos e implementar los correctivos para dar la vuelta a la situación.

Tenéis falta de talento interno

Con los avances tecnológicos actuales y los cambios en el ecosistema empresarial, muchos negocios se quedan atrás. La necesidad de contratar a personas con habilidades especializadas para introducir nuevas tecnologías crece y no hay forma de obtener el talento necesario rápidamente.  

En este caso, si el negocio no puede contratar a un ejecutivo de tiempo complete para salvar esa brecha, el Interim Manager puede cubrir esa posición mientras se alcanza una solución más permanente, ya sea a través de la formación interna o nuevas contrataciones.

Necesitáis diseñar una nueva estrategia 

En ocasiones el problema no es que estéis implementando cambios, que os falle el talento por diversos motivos o que no podáis cumplir con los objetivos en vuestros proyectos. A veces, el problema es que ni siquiera tenéis clara la dirección que debe tomar el negocio ante una coyuntura.

En esos momentos, no son pocas las organizaciones que recurren a la ayuda de un especialista externo. Alguien que mire al negocio con absoluta objetividad y que identifique qué hacer y diseñe la estrategia para hacerlo. Esa persona es el Interim Manager.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú