A punto de finalizar la segunda década del siglo 21, son muchas las competencias que se establecen en el campo laboral. La actualización al mundo digital, la integración y la preparación ante el cambio son parte de los retos que el mundo empresarial exige de manera acelerada. Nada se detiene y todo se requiere con inmediatez, es por eso que la clave de todo estará en seguir creciendo desde lo interno hasta el puesto de trabajo.

El mundo de los RRHH sigue en su indetenible transformación, todo apuntando al mundo digital, a las tecnologías de la comunicación y a la nueva dinámica social de solucionarlo todo desde algún dispositivo. Todo esto se traduce en un mundo mucho más exigente, en tiempo y calidad, es por eso que las proyecciones de la Comisión Europea, con cara al inicio de la nueva década que inicia en 2020, son de millones de puestos de trabajos requeridos en estas áreas digitales.

La adaptación como primer reto en las RRHH en pleno 2019

El cambiante mundo laboral que cada vez va incorporando más y más sistemas operativos automatizaos, exige que cada componente de las empresas, grandes, pequeñas o medianas, cuenten con una gran capacidad de adaptación. Resistirse al cambio sería un error que se traduce en retraso operativo. La adaptación habla además de eficiencia, la flexibilidad y la capacidad de impactar en las áreas laborales.

Un nuevo modelo que se adapta para el 2019 es la capacidad de personalización, poder diseñar estrategias de RRHH para optimar las capacidades individuales de cada paso, más allá de aplicar de manera uniforme la misma estrategia para todos, el mundo laboral ahora exige diagnóstico especializado para en función a habilidades, potenciar todo lo que la persona puede ofrecer de manera única e irrepetible.

El poder del empleado en las RRHH

En 2019 la empresa pasará a segundo plano, con las nuevas estrategias que se le entregan al empleado, será él y solo él, el que tenga las riendas de la dinámica de las RRHH, nuevos formatos para potenciarlo como una nueva marca personal, le dará la oportunidad de desarrollarse como profesional. Denominado como Employer Branding, será el responsable de darle la potestad de brillar en función a sus cualidades, esto hace que cada persona sea una propuesta de valor para la empresa.

El desempeño de los trabajadores promete una nueva manera de cuantificarse a través del manejo de los datos, un gran banco de información que servirá no solo para determinar afinidades y rasgos, sino que a la par dará pie para convertirse en indicadores de operatividad, de desarrollo laboral y garantías de desempeño, es por eso que la big data que manejan las RRHH son las grandes aliadas para el 2019.

No cabe duda que el 2019 es el año de la adaptación definitiva a las nuevas tecnologías, un año para potenciar el networking social, para transformar las plataformas de gestión de desempeños y para garantizar un espacio de trabajo donde la diversidad e inclusión sean la más fiel muestra de que la tolerancia es la mejor herramienta para administrar y educar los recursos humanos en un año lleno de metas laborales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú