Somos conscientes de que plantear esta cuestión puede incomodar pero no por ello pretendemos polemizar al respecto. Respetamos a todo tipo de profesionales, eso está claro, sin embargo nos llama la atención un hecho: aún hoy en día muchas empresas en España prefieren contratar consultores que contemplar la figura de un interim manager y su aportación en un concepto tan importante como es el seniority. ¿Desinformación? Probablemente.

Un profesional senior o un interim manager tiene en su propia experiencia profesional su máxima virtud a la hora de ayudar a una empresa tanto en un proyecto en concreto, en una situación de crisis, en un cambio generacional o en sus necesidades de crecer. Que una empresa disponga de un consultor a su lado que le ayude en temas como estos está bien pero ¿y la experiencia? ¿y el haber vivido ciertas situaciones en ambientes laborales reales? Esto debe ser, sin duda, mucho más importante.

El concepto de seniority hace referencia a todas esas cualidades que un interim manager tiene y que pueden ser utilizadas por las empresas en sus máximos beneficios. Sí, una especie de consultor o asesor pero externo y temporal que ayudará a la empresa en un momento determinado sin suponer para ello una carga en exceso y con los grandes beneficios que tiene siempre contar con un interim manager en su equipo. Una forma de trabajar muy famosa en EEUU pero que, sin embargo, en España cuesta asumir por parte de las empresas: el aprovechar la experiencia o seniority para la toma de decisiones y la consecución de objetivos.

Seniority versus stopper. Un interim manager hace gala de ese seniority, esos conocimientos empresariales, técnicos, personales e incluso empíricos para ayudar a la empresa. Miles de horas de trabajo para que la empresa consiga sus objetivos. No quiere destruir las formas de hacer las cosas en una empresa, sino mejorarlas.

Control de las emociones. Seniority es sinónimo también de control de las emociones. No está implicado con la empresa en este sentido, solo quiere que los procedimientos se lleva a cabo y que ciertas emociones no influyan para mal al analizar o generar ideas y personas. Sin duda, una emoción mal manejada altera la forma que decidimos con el que el correcto manejo de las emociones facilita el manejar situaciones difíciles.

Interim manager, un profesional respetuoso. La edad ha curtido a este profesional en un profesional respetuoso que acepta y valora las diferencias en una organización. Es impecable con los compañeros y hace gala de una higiene laboral indiscutible. Un interim manager se basa muchas veces en la autogestión que requiere de baja supervisión porque sabe cómo hacer sus tareas sin desmerecer por ello el trabajo en equipo. Un profesional resiliente, responsable de sus actos y que no busca culpables.

La excelencia de la edad. El concepto de seniority es el interim manager va unido inequívocamente no solo a la calidad del trabajo bien hecho sino en la búsqueda de los pequeños detalles para llevar a cabo una tarea brillante. Sumado a las variables anteriores, podremos ver que es una persona proactiva, incluso curiosa, por lo que busca nuevas oportunidades o acciones de mejora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú