La gestión de talento es un conjunto de procesos destinado a motivar, retener, seleccionar y organizar a los empleados de una compañía. Este recurso nace de la idea de que el éxito de las empresas está íntimamente ligado a los recursos humanos y la forma de gestionar las habilidades de los trabajadores. Para desarrollarlo correctamente será imprescindible contar con ciertos procesos clave que analizaremos a continuación.

Estudio de valor del talento existente

Un importante proceso para la gestión de talento es el estudio del valor de los empleados para las empresas. Esto significa que se debe calcular cuando el despido de un empleado es más costoso que su adaptación a la compañía y si la inversión en formación para sus habilidades es mejor que la pérdida de este, lo que suele ocurrir así habitualmente.

Es muy común que la pérdida de un empleado cause más gastos a una empresa que su retención, además del problema de productividad que surge cuando se tiene que encontrar un trabajador cualificado al que formar para el mismo desempeño y el proceso de adaptación que este nuevo talento necesitará para alcanzar el mismo nivel que el trabajador anterior.

La planificación de los recursos humanos

Un proceso clave en la gestión de talento es la proyección estratégica así como la planificación de acceso y retención de talento. Actuar con un método pensado desde las fases iniciales puede servir de una gran ayuda en términos de organización y de ejecución de métodos o protocolos especialmente enfocados a los recursos humanos.

Se debe tomar muy en cuenta la fase de reclutamiento de nuevos talentos en la empresa, la capacidad para reclutarlo y contratarlo, con los métodos más efectivos para la atracción de nuevos profesionales así como el hallazgo de aquellos más competentes para las actividades profesionales que se dan en cada circunstancia.

La estrategia y las evaluaciones regulares

El proceso de desarrollo e implementación de planes para alcanzar las metas y los objetivos necesarios es una parte crucial de la gestión de talento ya que es la manera de conseguir los resultados buscados de una forma productiva y efectiva. Ejecutar estos métodos con cierta estrategia podría ahorrar en tiempo e inversión económica na largo plazo.

Un proceso muy interesante será en de la realización de evaluaciones 360 grados, una herramienta que proporciona a los directivos o líderes la posibilidad de evaluar regularmente el rendimiento de los empleados y aprovechar sus puntos fuertes así como mejorar en los débiles. Estar en conocimiento del valor del personal podría ser la clave más útil para la gestión de talento.

Desarrollo profesional y del liderazgo

Una de las misiones fundamentales de la gestión de talento es el impulso del desarrollo del personal en diferentes aspectos, así que una de las piezas clave en estos procesos es la implementación de actividades orientadas a la consecución de objetivos que mejoran la calidad de las habilidades de liderazgo del personal.

El proceso de establecer metas y planes que se relacionen con los objetivos personales y profesionales de los trabajadores es una faceta de la gestión de talento muy importante para el mantenimiento de los recursos humanos. Estas técnicas podrían conseguir un equilibrio positivo en la evolución de la carrera de los profesionales que trabajan en la compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú