La literatura económica cada vez es más clara con esto: La cultura empresarial es una de las claves del éxito de cualquier empresa. Además, si nuestra empresa tiene una cultura empresarial equivocada, puede acabar volviéndose contraproducente para ella y acabar quedándonos atrás…

Pero, ¿Qué es la cultura empresarial? Y, sobre todo, ¿Cómo puede el interim management ayudar a conseguir modificarla? En este artículo intentaremos responder a estas dos preguntas dándote ejemplos de cómo el interim manager puede hacer cambios en la empresa para hacer que la cultura empresarial se transforme y toda la organización pueda avanzar en la dirección correcta y hacer que todo el proceso sea un éxito.

¿Qué es la cultura empresarial?

La cultura empresarial es cómo se toma las cosas una empresa. Antiguamente las empresas solían ser todas similares. Era lo que llamábamos un modelo fordista, en el que había una estructura de mando piramidal, jerárquica, con muchos jefes intermedios y una empresa que confiaba poco en la externalización. Frente a este modelo, muchas otras empresas optaron por crear culturas empresariales diferentes, que los interim managers conocen bien.

Así, probablemente conozcas y te suenen las oficinas de Google, que son coloridas y vistosas y tienen cantidad de elementos para relajarnos como juegos, futbolines, sofás… ¿Qué busca esta cultura? ¿Qué es lo que hacen todas estas cosas en la oficina de Google que serían directamente inimaginables en las del Banco Santander? Buscar una cultura empresarial caracterizada por la creatividad y por la innovación, en lugar de optar por la seriedad y la predictibilidad. Google no vende seguros, innova. Por eso prefiere personas con este tipo de mentalidad.

Así, un interim manager tiene que tener en cuenta qué cultura empresarial tiene la empresa en este momento y cuál es la cultura que debe cultivar de cara a poder emprender con éxito las transformaciones a las que está enfrentándose. Por volver al ejemplo anterior: ¿Tendría sentido que las oficinas de un Banco estuviesen como las de Google? ¿Y lo contrario? La respuesta es no. Un banco no necesita ser creativo; una compañía de software sí. Por eso no hay cultura empresarial buena o mala, sino cultura empresarial adecuada o no.

¿En qué casos un interim manager debería cambiar la cultura empresarial?

Los casos en los que un interim manager debe cambiar la cultura empresarial de una empresa son muchísimos. Por ejemplo, uno de los más típicos que suelen tratar este tipo de profesionales son las empresas familiares. Este tipo de empresas tiene formas de hacer las cosas que son más bien tradicionales: suelen mezclar mucho lo privado y lo empresarial, tomar decisiones de contratación basadas en el parentesco en lugar del perfil de recursos humanos…

De esta forma, una empresa familiar que busca expandirse o internacionalizarse, deberá, con la ayuda de un interim manager, cambiar su cultura empresarial para poder ser más competitiva. Así, este profesional ayudará a la jerarquía de la empresa a modificar las conductas que les están haciendo ser menos competitivos como, por ejemplo, el contratar familiares en lugar de profesionales de excelencia.

Sin embargo, no son las empresas familiares el único lugar en el que un interim manager puede ser útil a la hora de modificar la cultura. También es importante cuando la empresa busca diversificarse y abrirse a otros mercados. Por ejemplo, una compañía aérea que ahora, además de billetes de avión, va a empezar a vender habitaciones de hotel puede ser un excelente lugar en el que un interim manager pueda implementar un cambio de cultura y paradigma empresarial. También lo sería, por poner un último ejemplo, el caso de una expansión internacional a otro país en el que los usos y costumbres son distintos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú