La gestión de personas involucra varios procesos íntimamente unidos entre sí y dependientes los unos de los otros. Sin todo este engranaje trabajando el conjunto, sería muy complicado avanzar en la evolución del talento y las nuevas adquisiciones de los recursos humanos de las empresas. Para ello existen algunas claves importantes, como el desarrollo, la formación y la selección de profesionales competentes.

El desarrollo en la gestión de personas

Nuestra misión, cuando hablamos de desarrollo, es ayudar a las empresas a potenciar el valor que las personas aportan a sus organizaciones en la consecución de metas y de éxitos. El reto actual es saber gestionar personas para conseguir mejorar los resultados empresariales, y, por tanto, si queremos equipos innovadores es fundamental seleccionar las personas con las competencias, habilidades y motivaciones necesarias.

Se trabaja en proceso para impulsar la confianza y pasar de una orientación a tareas y orientación a resultados, a valoración de la aportación. Es fundamental promover la creación de equipos de alto rendimiento mediante alineamiento, empowerment y desarrollo de competencias de liderazgo. Las empresas requieren de directivos con capacidad para crear una nueva visión, elaborar e implementar nuevas estrategias, liderar y motivar equipos adaptándose correctamente a los procesos de cambio.

Mejorar la aportación de los trabajadores en las compañías es la base del desarrollo en la gestión de personas y requiere disponer de herramientas y métodos de identificación, desarrollo y retención del talento como pieza clave para alcanzar la excelencia. Para ello se encuentra la metodología DISC, que es una herramienta crítica para el éxito de profesionales y empresas. Va más allá de un test de evaluación, construyendo y desarrollando la confianza, creando conciencia de uno mismo desde el autoconocimiento, ofreciendo un medio de diálogo eficaz para el cambio.

Formación para la gestión de personas

La programación de la formación es la clave de adaptación de una organización para un mercado en constante cambio, la gestión de personas es impensable sin abordar este importante punto. Desde Alitara impulsamos un modelo formativo que asegura mejores resultados y un retorno efectivo de la inversión realizada, observable de forma práctica y permanente.

Se trabaja en un proceso de interiorización de la formación recibida -elementos cognitivos y conductuales- que se refleja en la transferencia al puesto de trabajo y en la adopción de nuevos hábitos. La formación es el factor de motivación y la herramienta para mejorar y alinear a los trabajadores a los constantes cambios. El valor añadido de las empresas occidentales está en la creatividad y la innovación y en la capacidad de inspirar y conectar con el cliente.

El principio de la gestión de personas: la selección

La contratación y la asignación del talento con precisión y éxito son claves para la gestión de personas, y un principio fundamental de la misma. El principal objetivo es el apoyo y compromiso hacia la toma de decisiones sobre la plantilla con las mayores garantías. 

Para ello, nosotros empleamos herramientas psicométricas conductuales para identificar el perfil y conocer las habilidades, competencias, comportamientos y motivaciones de las personas y ayudar en los procesos de selección, assessment y desarrollo personal y profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú