El mundo empresarial se encuentra en constante evolución y buscando adaptarse a las necesidades actuales de la sociedad. Por esta razón, es normal ver ciertos conceptos que, hace unos años resultaban extraños y que hoy en día, se han vuelto tan populares que parecen de obligatoria aplicación para las relaciones de trabajo futuras. Una de estas figuras es la del interim manager, muy utilizado en las empresas de nuestro siglo cuando se dar determinadas circunstancias, ¿sabes exactamente de qué se trata?

Qué es un interim manager

El interim manager es una figura empresarial muy popular en el mundo de los negocios en la actualidad. Consiste en una persona de comprobada experiencia en áreas empresariales determinadas y cuya contratación está destinada a gestionar periodos de cambio, de crisis o de cualquier situación que represente un desafío especial para la empresa. Para realizar esta labor no es válido cualquier profesional como un “sustituto” y debe estar cualificado para desempeñar este trabajo.

Esta figura del interim manager es una persona que de pronto que pasa a ocupar un cargo directivo provisionale, con una misión muy determinada, y, por un lado, deberá tener la capacidad de adaptarse a la cultura organizacional de la empresa; mientras que, por el otro, deberán también incorporar nuevas visiones, métodos y estrategias que permitan a la compañía cumplir sus objetivos. Debe contar con una buena capacidad de adaptación pero con ambición de transformación a la vez.

Uno de los puntos clave en el rol del interim manager es que su cargo siempre es de naturaleza provisional y acude cuando la compañía lo necesita por unas determinadas circunstancias y por un determinado periodo de tiempo, por lo que son también. Su papel en la empresa siempre estará sujeto a un lapso determinado de tiempo. A diferencia de otros directivos, que son contratados a tiempo indeterminado. Por esta razón, el interim manager solo estará enfocado en culminar los objetivos que se le plantearon y después se retirará de la organización.

Las características de un buen interim manager

Por normal general el interim manager es una persona que se caracteriza por contar con ciertas particularidades capacitantes para el correcto desempeño de sus funciones. Una de ellas es que suelen ser expertos en las actividades para las cuales son contratados y cuentan con experiencia comprobable de hasta quince años en cargos de dirección.

Por ende, tienen capacidad de liderazgo innata o adquirida gracias a su experiencia en estos roles. Son capaces de adaptarse fácilmente a cualquier tipo de ambiente y saben tratar con organizaciones de diferentes características, sectores o filosofías de trabajo. Son capaces de motivar a grupos grandes de personas.

Los interim managers normalmente tienen una especial facilidad para implementar cambios estructurales y ejercen con liderazgo la toma de decisiones importantes. Tienen habilidad para comunicar críticas constructivas. En general, el interim manager debe ser una persona proactiva, con estrategias y recursos valiosos para lograr objetivos determinados en beneficio de la empresa que le ha contratado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú