¿Sabías que solamente el 10% de las PyMEs pueden darse el lujo de soplar la décima vela de cumpleaños? Y, como si esta cifra no fuera alarmante por sí misma, 80% de ellas solo logran pedir los deseos de cumpleaños cuatro veces. ¿Qué ocurre para que una empresa no pueda abrirse paso hacia la permanencia? La respuesta se ramifica en una serie de factores cuya solución se reunifica en la presencia de una consultora.

En alitara tenemos la misión de escucharte en lo único que es permanente en los mercados actuales: el cambio. Somos una consultora comprometida con la empresa de nuestros tiempos. Llevamos a cabo las mejores prácticas, tales como la gestión de personas, para que tu organización no deba preocuparse de nada. ¿Sabes en qué sentido puede mejorar tu empresa con la ayuda de una consultoría? Descúbrelo y sorpréndete.

¿Por qué fracasan las empresas?

Una vez que la cartera de clientes de nuestra empresa comienza a abultarse, el tiempo que disponemos comienza a virar de la estrategia de marketing a la atención de dichos clientes. Estar pendientes de la satisfacción de quienes confían en nosotros empieza a abrir una brecha insalvable entre las nuevas tecnologías y estrategias que emergen con el fin de generar nuevos prospectos. Es aquí que la presencia de una consultora se hace necesaria.

Por otra parte, gestionar a nuestro propio equipo, mantenerlo motivado, acompañarlos en su proceso de adaptación a los nuevos procedimientos y comportarnos como directores eficientes, puede ser demasiado para quienes están a cargo de una empresa. En cambio, la consultora se hace cargo de los procedimientos que alejan a tu organización de los resultados que vislumbraste en tu horizonte inicialmente.

Mejoras que tu empresa puede experimentar hoy mismo con una consultoría

Ser parte de la minoría: como veíamos al comienzo, una pequeña o mediana empresa tiene muy pocas probabilidades de llegar al quinto año y casi ninguna de celebrar la década. Sin embargo, una consultora es el peldaño que necesitas para formar parte del 10% que sí lo hacen. ¿Cómo ocurre esto? Debido a que una mirada externa suele captar una visión panorámica de aquello que por estar tan cerca no podemos ver.

Detección y atajo del problema antes de su aparición: a nadie le gusta tener que lidiar con problemas, menos aún si es que estos podrían haberse evitado. La consultora se encarga de analizar la situación de tu empresa para identificar los factores que suelen derivar en graves consecuencias. En definitiva, el servicio de consultoría te permite ahorrar tiempo y dinero al llevar a tu organización por el camino libre de problemas.

Progreso: otro de los beneficios de contratar a una consultora para tu empresa es la posibilidad de unirte al progreso. Cuando nos encontramos inmersos en la dinámica de proveedores y clientes, es esperable que no tengamos la atención puesta en las nuevas herramientas que ofrece el mercado. La adquisición de nuevos procedimientos y tecnologías es el único camino hacia la permanencia.

Operatividad: la consultora le aporta a la empresa un profesional que está entrenado para acercarla a sus objetivos. No hay período de adaptación y el rendimiento que como empresarios podemos esperar, excede al que un miembro de nuestro staff nos pueda proporcionar.

El know how a la orden del día: cuando incorporamos una consultora a nuestra empresa, estamos dándole la bienvenida a alguien que no es parte de nuestro equipo, pero que se convertirá, con su experiencia y formación, en una fuente de conocimientos de la cual nos beneficiaremos. Una vez que el servicio llegue a su fin, nos dejará un legado insustituible: el de haber aprendido a evitar y sortear futuras dificultades.

La consultora es a la empresa lo que el fertilizante a la tierra. La planta puede estar sana y la tierra firme, pero sin nutrientes, no podrá hacerle frente a los avatares ambientales y climáticos que intentarán, intencionalmente o no, abatirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú