El profesional sénior se ha sentido a veces en desventaja en el momento de acceder a un puesto en una empresa. Sin embargo, tras la crisis del COVID-19 su presencia en las organizaciones se ha vuelto indispensable. Son muchas las empresas que prestan ahora más atención a los profesionales de 45 años o más. ¿Cuál es la razón de este cambio? Vamos a verlo a continuación.

El profesional sénior está mejor preparado

La trayectoria de un profesional sénior tiene un gran valor. Su amplia experiencia, todos los conocimientos que posee, así como las circunstancias que ha podido experimentar a lo largo de su vida laboral le convierten en una persona muy competente para ayudar a las empresas a superar la crisis post COVID-19. Pues tiene herramientas, habilidades y competencias que son muy valiosas.

Esa experiencia que tiene un profesional sénior permitirá crear soluciones adaptadas para las empresas que les permitan remontar tras la crisis. Además, es posible que haya tenido experiencias con crisis en otros momentos, como la del 2008. Por lo tanto, puede tener ideas muy interesantes y creativas que puedan ayudar a sacar adelante a cualquier tipo de empresa u organización.

Busca serle útil a la empresa

Un aspecto destacable de un profesional sénior es que no llega a la empresa con afán de poder labrarse una carrera profesional o adquirir experiencia, ¡ya la tiene! Lo que más le importa a este perfil profesional es serle útil a las empresas. Tiene largos años de recorrido, muchas circunstancias que les ha brindado valiosos conocimientos. Por lo tanto, su cometido principal es ayudar en esta crisis post COVID-19.

Además, el profesional sénior tiene muchas ganas de trabajar y de poner sobre la mesa todo lo que sabe. Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con respecto al primer trimestre de este año, 1.275.100 personas mayores de 45 años se encuentran en paro. Por lo tanto, hay muchos profesionales séniores dispuestos a brindarles a las empresas todos los conocimientos que tienen para salir de la crisis.

Está preparado para resolver problemas

El profesional sénior ha estado en varias empresas en las que han surgido problemas que han tenido que solucionar. Por lo tanto, está perfectamente preparado para afrontar la crisis COVID-19 con entereza. Además, desde el primer momento se preocupará por el futuro de la organización en la que comenzará a desempeñar su trabajo. Porque su objetivo es utilizar su experiencia para resolver problemas.

Por esta razón, un profesional sénior tendrá una gran importancia en las empresas y sus opiniones serán escuchadas porque tras ellas hay años de experiencia que no se deben perder de vista. El hecho de que trabajen mano a mano con personas jóvenes y que su labor sea valorada, hará que las empresas que apuesten por este tipo de profesionales puedan superar esta crisis con creces.

Fomenta la cooperación

Cooperar en una empresa y aunar las fuerzas es fundamental tras la crisis COVID-19. Esto lo sabe muy bien el profesional sénior y, por esta razón, será algo que aporte a la empresa y que tendrá una gran relevancia. Además, es experto en generar situaciones donde se favorezca tanto la comprensión como el entendimiento. Por lo tanto, está claro que los séniores son indispensables en este momento.

El profesional sénior tiene ahora un importante papel. Por eso, las empresas que quieran superar la crisis post COVID-19 deberán fijarse en este perfil de profesionales. En ALITARA sabemos muy bien esto. Por eso, si quieres afrontar esta crisis, podemos ayudarte a encontrar a la persona que necesitas. Si quieres tener éxito y salir reforzado de esta situación, te hace falta un profesional sénior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú