En momentos de especial dificultad como las actuales es esencial tomar decisiones que permitan aumentar la competitividad de las empresas para situarse en posiciones estratégicas. Una de las soluciones más efectivas es el outsourcing, es decir, la externalización de determinadas actividades.

¿Por qué el outsourcing es especialmente atractivo en tiempos de cambio o de crisis? Son muchas las razones que lo avalan. La más importante: la reducción de costes. Al contratar a un proveedor externo, se evita la necesidad de invertir en aspectos como tecnología o nuevas infraestructuras y eso, además, lleva aparejada una reducción de riesgos.

No es la única ventaja. Proveedores especializados contribuyen a mejorar la calidad del producto o servicio y a aumentar la productividad. Además de ello, se gana en eficiencia, al poder centrar la actividad de la compañía solo en áreas estratégicas esenciales para alcanzar objetivos y al disponer de una mayor flexibilidad para adaptarse a los cambios de unos mercados en constante evolución.

En situaciones como la actual, la optimización de recursos, el control de costes, la reducción del riesgo y el acceso a las últimas tecnologías son factores clave para el buen desarrollo, e incluso la supervivencia, de muchas empresas. El outsourcing ayuda a conseguirlo.

Cambios y retos en los procesos de externalización

Los cambios constantes y cada vez más rápidos de los mercados, el desarrollo tecnológico, la globalización y los periodos de crisis obligan a la adaptación y la trasformación. Son estos aspectos que también han afectado incluso a la propia esencia del outsourcing y a su desarrollo.

Si hasta no hace mucho lo que se externalizaba fundamentalmente eran servicios o actividades no esenciales para las compañías, en la actualidad, el abanico de posibilidades se amplía notablemente. Desde servicios financieros a gestión de recursos humanos o desarrollo informático, el outsourcing llega hoy a áreas que sí son estratégicas para las empresas.

Gestión del cambio y del talento: dos claves en la externalización

En tiempos de crisis, la necesidad de adaptarse y de introducir cambios en las compañías para ganar peso en los mercados obliga a poner en marcha procesos de transformación. El dilema es que no siempre se dispone de personal adecuado. En ese sentido, el outsourcing facilita la posibilidad de contar con profesionales altamente cualificados, con experiencia y con capacidad de liderazgo para dirigir el proceso.

Los servicios de interim management, en los que el talento senior se pone a disposición de las compañías para dirigir el cambio, son cada vez más demandados. Desde una posición externa, la toma de decisiones estratégicas se realiza con máxima objetividad. Además, la adopción de las medidas necesarias se propone y se realiza desde la base de un profundo conocimiento de la realidad económica y de la evolución de los mercados.

Junto a la gestión del cambio, el outsourcing permite mejorar otro de los procesos básicos en cualquier organización: la gestión del talento. El capital humano es uno de los grandes valores de cualquier empresa. Crear las condiciones adecuadas para evitar la fuga de los trabajadores mejor preparados y más productivos es importante, como lo es atraer a profesionales especialmente cualificados que aporten valor añadido a la compañía.

En ese sentido, la externalización de un área tan delicada como son los recursos humanos tiene enormes ventajas en momentos de especial dificultad. Dejarlos en manos de consultores especializados permite hacer un análisis real de la plantilla para determinar su productividad real, analizar el clima laboral en la empresa, gestionar planes de formación para conseguir un mayor rendimiento o encargarse de procesos de selección de personal cualificado.

De esta manera, el outsourcing se convierte en un aliado imprescindible en tiempos de crisis. Al quedar libres de tareas que consumen mucho tiempo y recursos, así como de la necesidad de realizar grandes inversiones en tecnología e infraestructura, los diferentes departamentos de la compañía pueden centrar sus esfuerzos solo en áreas estratégicas fundamentales. Y todo ello, ahorrando costes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú