En España nos encontramos con que en el entorno laboral existe desde hace años una clara discriminación en relación a la edad y ello ha determinado, que en no pocos Presupuestos Generales se han venido estableciendo ayudas a la hora de contratar a personas de cierta edad.

Inicialmente, visto el problema que suponía para un trabajador de más de 45 años perder el trabajo, y su difícil inserción laboral, así como el riesgo de exclusión laboral cuantos más años fuese cumpliendo y cuanto más tiempo pasase alejado del mercado laboral, fue que el Estado decidió tomar cartas en el asunto dado que es un grave problema sociológico y para la economía.

Lo cierto es que las citadas ayudas a la contratación no siempre han servido para su objetivo, puesto que no en pocos casos, lo que se ha producido es una mayor precarización del empleo de estos trabajadores, siendo doblemente discriminados.

Qué sucede en España con el trabajador Senior, y qué soluciones se han buscado en otros países

 

No queremos dejar pasar la oportunidad muy brevemente de hacer mención a otra discriminación, esta vez positiva, (que ha hecho al Senior el mismo o más daño que los prejuicios y estereotipos), en este caso, hacia los jóvenes, a los que se incentiva desde hace tiempo de forma potente su contratación pero ellos en realidad el único problema que tienen es la falta de formación, y no la falta de empleo.

Es evidente que, si las ayudas, bonificaciones e incentivos han fallado, el problema es otro, y creemos que no es otro que una base social errónea, llena de tópicos, injustos, y en gran medida perjudiciales también para la propia empresa que pierde un potencial humano e intelectual que difícilmente se obtiene sino es a través de la experiencia profesional y vital.

Descartando personas que se encuentran en el ecuador de su edad laboral útil por genéricas ideas tan peregrinas y erróneas como que el envejecimiento supone un deterioro de las capacidades de las personas, o una pérdida de la capacidad de adaptación, ello nos hace perder una gran capacidad de crecimiento.

Por eso el cambio debe venir no solo de la sociedad, sino de lo profundo de la propia empresa, iniciando un movimiento social transformador que de verdad apueste por la integración laboral en función de la valía, y no de la edad, con modelos de diversidad e inclusión que valoren el talento y la dignidad.

Ello sin dejar el papel preponderante que tienen las administraciones además de los meros incentivo a la contratación, deben implementar políticas de empleo activo al personal Senior, poniendo a su disposición reciclaje, formación y recursos para actualizar sus competencias, convirtiendo su experiencia en valor añadido.

El personal ni siquiera cuenta en la actualidad con cursos o formaciones para el emprendimiento, donde se centran únicamente en personas jóvenes, así como tampoco hay ayudas para llevar a cabo, aún sin esos cursos, el emprendimiento propio. No tienen demasiadas opciones.

En la nueva realidad económica a la que nos ha llevado la pandemia global, cuyos efectos están siendo devastadores vemos que el nuevo escenario al que se enfrenta el trabajador Senior es aún mucho más grave.

No hay duda de que el conocimiento de una persona de cierta edad es enriquecedor, así como sus ganas de trabajar y su disponibilidad en tiempo; entonces ¿cuál es el problema? ¿Por qué en España todo falla? Indudablemente, la crisis de los ERE tampoco ha ayudado. En otros países se están tomando medidas más férreas al respecto para paliar este efecto.

La OMS reconoce que los empresarios tienen a menudo actitudes negativas hacia los trabajadores mayores y que las mujeres mayores enfrentan la doble discriminación por sexo y por edad. En tal sentido, la OMS propone reforzar estrategias como instituir equipos intergeneracionales y organizar campañas para cuestionar los mitos y los estereotipos erróneos.

En Estados Unidos la Cámara de Representantes aprobó legislación bipartidista en enero de 2020 para combatir la discriminación por edad al promulgar la POWADA, Ley de protección de los trabajadores mayores contra la discriminación.

En este sentido se sugieren varias opciones para crear más oportunidades y que los trabajadores mayores se puedan seguir desarrollando en el entorno laboral. Diversos datos revelan que el trabajo flexible y a tiempo parcial hubiera alentado el empleo Senior, y los trabajadores mayores de 50 años permanecerían en activo durante más tiempo.

Por otro lado, según prosigue el estudio, si se hubieran ofrecido opciones de formación adicional a este colectivo, un 55% de los Seniors hubiera seguido trabajando. Las personas con la edad no pierden la motivación, ni la capacidad de trabajo, ni la de adaptación al cambio.

En Francia, está prohibido, como en España, discriminar a los trabajadores en razón de su edad o de cualquier otro criterio. No puede mencionarse la edad en una oferta de empleo, cuestionario de contratación, carta denegando un trabajo o cualquier otro documento.

Está igualmente prohibido publicar en la prensa o en internet una oferta de empleo que mencione un límite de edad, salvo que sean condiciones impuestas por textos legislativos, como, por ejemplo, en el contrato de aprendizaje o en el contrato de profesionalización.

Se ha creado una política de empleo en favor de los Seniors que contiene disposiciones para su inserción en el mercado de trabajo. Este acuerdo presenta el contrato de profesionalización como el dispositivo prioritario para fomentar la reinserción de los trabajadores desempleados de 45 años o más, garantizándoles una formación.

Prevé igualmente un contrato de duración determinada para el retorno al empleo y unas  ayudas económicas. Prevé asimismo un contrato de profesionalización que puede ser de duración determinada o indefinida que alterna trabajo con Formación, y una ayuda a la reclasificación.

Quizá el problema en España sea la falta de políticas férreas de concienciación social, además de ayudas reales (incluso obligacionales como los porcentajes de paridad o de personas con discapacidad) que impongan la asunción de Seniors dentro de las organizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú