El entusiasmo, una visión de futuro diferente o las ganas de avanzar en la carrera profesional son características de los trabajadores más jóvenes que muchas empresas buscan. Lamentablemente, esto ha tenido una consecuencia: que se desaproveche el potencial del talento senior. Un talento en el que nunca faltan otras cualidades esenciales de un gran empleado, como son la experiencia, la capacidad de decisión y la facilidad de análisis.

Resulta paradójico que en las circunstancias actuales, con una población cada vez más envejecida, buena parte de las ofertas de empleo estén dirigidas a trabajadores de entre 25 y 35 años. Sin embargo, es a partir de los 40 años cuando se alcanza la plenitud a nivel laboral, el equilibrio entre los conocimientos adquiridos a través de la formación tradicional y esos otros que solo aportan años de trabajo.

En qué beneficia la contratación de adultos

Las ventajas del talento senior se advierten perfectamente en esos servicios que en situaciones de crisis cobran relevancia, como es el interim management, en el que la experiencia es una de las claves del éxito. Un empleado que ha alcanzado su plenitud laboral puede aportar mucho a la organización, bien como trabajador propio o bien como externo.

Por un lado, los profesionales más veteranos, esos que ya llevan años desarrollando su labor profesional, han adquirido una visión global que les permite realizar su trabajo desde una perspectiva mucho más amplia. Eso implica una mayor habilidad analítica para abordar retos y problemas desde diferentes puntos de vista y una mayor capacidad resolutiva. En el ámbito laboral, indudablemente, la experiencia siempre es un grado.

Por otro lado, un empleado senior es un trabajador con un grado de compromiso más interiorizado, unos valores éticos asentados y una disciplina más desarrollada. No importa si tiene 40, 50 o 60 años. Son valores esenciales en cualquier compañía que ni el empuje propio de la juventud ni el deseo de avanzar profesionalmente pueden ya ensombrecer cuando forman parte del bagaje del profesional.

Pero, además de todo ello, la contratación de adultos ofrece otras muchas ventajas: empleados que buscan proyectos a largo plazo y estabilidad, profesionales con un alto grado de madurez en todos los sentidos, trabajadores con una gran capacidad de adaptación adquirida de sus diferentes experiencias laborales previas y personas que, en muchos casos, han conseguido una buena red de contactos.

De esta forma, desaprovechar el talento senior es perder oportunidades de crecimiento de la empresa. El valor de la experiencia y el conocimiento significan compromiso y eficiencia, imprescindibles para afrontar crisis económicas como la provocada por el coronavirus.

En muchas empresas existe aún la errónea creencia de que los profesionales senior no están actualizados en todo lo referente a nuevas tecnologías o que se resisten más a los cambios. Realmente no es así, el hecho de no pertenecer a una generación nacida en el entorno digital no significa no conocerlo o dominarlo y, por supuesto, profesionales senior son mucho más flexibles, porque seguramente a lo largo de su vida han pasado por varios empleos.

El equilibrio es posible

El hecho de aprovechar todo lo que un empleado senior puede aportar a una empresa no significa cerrar las puertas a las generaciones más jóvenes. El mayor acierto será considerarlos aspectos complementarios. Los mejores equipos son los más diversos, aquellos que se enriquecen con las fortalezas de cada uno de sus miembros. Pueden ser el empuje, la experiencia, el deseo de innovar o la capacidad de negociación.

El talento senior nunca debe ser despreciado, porque es también la base de la enseñanza ya no de generaciones futuras, sino de la que empieza a dar sus primeros pasos en el mundo laboral. Madurez, fidelidad a unos principios arraigados y conocimiento desde la experiencia también suponen una ventaja competitiva para la empresa, por eso, la edad nunca debería ser un obstáculo en el ámbito laboral.

En Alitara somos conscientes de que esos trabajadores que han superado la barrera de los 40 años son de enorme valía, por eso, abogamos abiertamente por su contratación y por eso son una de las bases de nuestros servicios de interim mangement.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú