En el proceso de emprendimiento, el líder de equipo atraviesa todo tipo de cambios. Se suele mencionar bastante el proceso mental por el que pasan los emprendedores a la hora de llevar a cabo los planes de sus proyectos. Sin embargo, no se suele hablar de algo que pasa en muchas empresas, y con lo que se debe lidiar tan pronto como sea posible. Se trata de aprender cómo motivar a tus empleados.

La productividad en una empresa debe mantenerse al máximo, pero al mismo tiempo es el principal factor que propician la desmotivación. Es importante que los emprendedores y dueños de negocio entiendan que sus empleados no son máquinas. En su lugar, son personas con sentimientos, objetivos y proyectos personales. Si el trato que les da la empresa no se alinea con estos, lo más probable es que se desmotive.

¿Por qué motivar a tus empleados?

Existen muchos factores que influyen sobre el ánimo de las personas, y que afectan directamente a la productividad del negocio. Un equipo desmotivado es algo tan delicado que incluso puede terminar causando conflictos laborales y luego, el fracaso de los proyectos.

Muchas veces, la desmotivación en el trabajo puede ser solucionada con un aumento de salario. Pero existe una gran variedad de casos en los que esto simplemente no funciona. Si estás intentando mejorar las condiciones de trabajo en tu negocio, en este artículo vas a ver 6 formas de mantener a tus empleados motivados, que no involucran dinero.

Felicita a quien ha hecho un buen trabajo

La comunicación en el ambiente laboral es una de las cosas más importantes. No solo se trata de organizar equipos de trabajo, delegar funciones y establecer relaciones, sino también de considerar el factor humano. Felicita a todos aquellos que se hayan superado, o que estén cumpliendo con los objetivos previstos, y tendrás un equipo con ganas de seguir trabajando contigo.

Ofrece conocimiento

Muchas personas no buscan dinero en un trabajo, sino conocimiento. Cosas como programas de entrenamiento o cursos de capacitación son un gran incentivo. Al final del día tendrás un profesional con un gran conocimiento, desempeñando su papel de una forma eficiente y productiva.

Deja que las personas trabajen

Si eres un líder que suele controlar todas las acciones de sus empleados, probablemente seas la causa de su desmotivación. Dale autonomía a un profesional que se ha capacitado para trabajar contigo y lo más probable es que cumpla todos los objetivos que le propongas. No olvides felicitar a todas las personas que ahora se sienten motivadas.

Deja claro lo que esperas de tus empleados

Muchas veces las personas trabajan sin un rumbo fijo, lo cual se transforma en algo monótono y termina siendo desmotivador. Evitar esto es bastante fácil: en el momento de la contratación, deja en claro lo que esperas que logre una persona en un período de tiempo establecido. Ten esta misma conversación cada cierto tiempo con todo tu equipo de trabajo.

Respeta el tiempo

Es bastante frustrante llegar a un trabajo en el que sabes que te van a pedir horas extra, y es algo que sucede muchas veces. En muchas ocasiones, reducir la cantidad de horas trabajadas incluso mejora la productividad de las personas. Respeta los horarios de tus empleados, y tendrás una oficina llena de personas productivas que incluso llegan a terminar sus labores antes de la hora.

No todo se trata de dinero, y no todo se trata de trabajo

La productividad es algo importante que no se debe descuidar, pero considerar que cualquier cosa que no sea trabajo no vale la pena puede ser peligroso. Las personas no quieren estar en un lugar en el que se sienten atrapados. Tener encuentros recreativos en los que no se toque ningún tema laboral puede marcar la diferencia. Si las ideas no te sobran, puedes intentar con encuentros deportivos e incluso restaurantes.

Los recursos monetarios son unos de los más importantes para todas las empresas, y una administración eficaz de los mismos da como resultado el cumplimiento de los objetivos propuestos. Sin embargo, también se deben considerar los recursos humanos con los que cuenta la compañía.

Uno de los objetivos de Alitara es trabajar por el saber ser de las personas, más que por el saber o el saber hacer. Nuestro reto es el de gestionar recursos humanos mediante un proceso que permita cumplir los objetivos empresariales, no solamente consiguiendo aumentos en la productividad, sino también ayudando a las empresas a potenciar el valor que un empleado puede aportar a la organización.

Nuestro trabajo se basa en la metodología DISC, que promueve el éxito de los profesionales y las empresas en su conjunto. Creemos fielmente que el crecimiento individual define en gran medida el crecimiento empresarial, por lo que nos esforzamos en construir y desarrollar relaciones sanas, basadas en el autoconocimiento y la comunicación eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú